Nuevo blog

http://www.tumblr.com/blog/riol2011

domingo, 18 de septiembre de 2011

Una guerra perdida...



No quiero escudarme entre píxeles,
sólo quiero, sólo creo lo que veo…
y mi cuerpo aunque insensible al frío,
a los golpes y accidentes… ¡tiene un límite!

Supongo que el letargo entre luces de colores,
regalos sin postín y fiestas tan inertes como rutinarias
exilian fuegos artificiales y versos tatuados…

Supongo que el roce con antiguos y nuevos amigos
en fechas tan señaladas, ayudan a inundar las jaquecas
y hacen olvidar pequeños charquitos en los que saltabas
de alegría o simplemente mojaban pedacitos de ti y de mi.

No estoy pidiendo clemencia, no me siento mal.
Pero un pacto – ya sabes como es la burocracia –
se salta a la torera por chicuelinas y se vuelve
al tiro en la cabeza en medio de la calle, sin más.

No quiero llamarte cobarde; simplemente tu presencia,
tu seguridad, tu templanza, se esconde a kilómetros
y de cerca eres tan vulnerable como yo al suicidio.

Es lo que he visto. Por tanto, es lo que creo.
Eres buena negociadora, pero conmigo no…
será que soy mal negocio,
o simplemente que este negocio no conoce leyes,
ni ordenanzas, ni estatutos…

Por otra parte, nunca he oído darse una tregua
a dos amigos, se puede enfriar en la distancia
pero no pactar un distanciamiento por, llamémoslo,
“incompatibilidad de caracteres”.

Y otra cosa, en llorar te gano por goleada,
quizás no te guste el fútbol, pero creo que me entiendes.
Y otra cosa, la última, te lo juro.
Lee “El Secreto”, quizás entiendas mejor
mi postura… dicen: “tus pensamientos se materializan
en objetos”. El día uno te diré si lo tienes que quemar
o regalar a alguien que sea tan susceptible,
que se crea todo lo que se escribe por ahí
llamado best-seller o servilleta de bar…

No pretendo ser duro, ni fanfarrón,
sólo lineal; sólo pretendo ser yo
en cada verso y corregirme en el siguiente.
Sólo pretendo que entiendas que aquella cena sushi
no bebí y aquel martes primero me besaste,
pretendí olvidarte y te perdí y te busqué…
y te encontré en el peor momento,
con la vejiga llena de neuronas quemadas
copas, chupitos y copas del olvido.
Las tomé para no soñarte…

Sólo quería que lo supieras,
que tuvieses en cuenta, no mi dolor;
la certeza de que hoy a las seis de la mañana
dejamos en la cama a nuestro hijo
- ya ves hasta donde llegan mis ensoñaciones -
e hicimos el amor sin apenas mover el edredón…
Tenía seis años ya… Miguel se llamaba
y no me quito de la cabeza tus ojos, tu pelo,
tu cuerpo sentado al borde la cama… desnudo…

Supongo que puedo hacerlo,
pero no quiero, no he dormido ni tres horas
y soy el tío más feliz del universo…
No sé si soy autista, el Principito, el piloto,
el insomne loco… o el tonto´el pueblo…
pero me siento orgulloso de ser como soy,
de escribir lo que siento,
de no encerrar las verdades aunque duelan,
de describirlas en verso…
para un universo que está al alcance de todos,
de todo aquel, que quiera leerlo.


            4-enero-2011

2 comentarios:

Sweet dijo...

A mí tb me gusta cómo eres... al menos lo que hasta ahora, por aquí, de ti conozco por tus palabras.

Ten una linda semana con muchas sonrisas.

ABRAZOOOOOOOOOOOO!!!!

ALBORADA dijo...

No, no encierres las verdades, déjalas libres, se siempre TU, el verdadero valor del ser humano, es ese que llevamos dentro.

Uffff, fuerte tu poema, pero me gusta.

Saluditos