Nuevo blog

http://www.tumblr.com/blog/riol2011

jueves, 13 de octubre de 2011

ohh dios!!!



¡La divinidad!

Esa eterna incógnita…
que quien se atreve
a describir engaña
al inconformista que cree,
al creyente que intuye
que el descriptor es sabio,
inalcanzable ya en el tiempo,
ya en el alma,
ya sea en la imaginación desbordante…

Pero le cree,
la dibujan tan bonita
tan espectacular, tan odiosa,
tan cruel, tan extraordinaria…
¿tan inhumana?

Es simplemente inalcanzable
divinidad = infinito
incógnita sin desvelar,
regla sin causa ni efecto,
es tan volátil,
es tan infiel…

¡No existe! ¡No ha de existir!

La divinidad no es más
que carencia, falta de…
temores, incógnitas sin resolver
a las que ponemos nombre,
inalcanzables prototipos no encontrados
en un solo ser humano al unísono;
es el nombre que damos
a aquel que “responde”
a nuestras incógnitas…

Lo nombramos, bautizamos,
idolatramos, esculpimos, rezamos,
pintamos, escribimos, invocamos…
por no utilizar nuestro cerebro,
por no conocerlo,
por que las investigaciones
no han llegado a verlo,
a palparlo, a oírlo, a degustarlo,
a formularlo…

Nos falta una evidencia
para saber que hasta ahora
no hemos hecho otra cosa
que soñar.

El divino de Epicuro,
la diosa sin mácula,
no por ser divina;
sino por llegar a ser
el ideal humano: feliz.

Nunca lograrlo no es
una derrota cualquiera,
no es algo por lo cual
caer rodando un precipicio…

Lograrlo está al alcance
únicamente del ser humano…
aún no es época,
ni milenio quizás,
quizás ni si quiera galaxia
donde llegar a acariciar
ese ideal…

Mas, saber cual es el fin,
tener la oportunidad de intentarlo,
nunca saberse derrotado
hasta la muerte;
con eso basta.

2 comentarios:

luna dijo...

Bellissima imagine ....
Un Abbaccio e dulce noche...

Sergio dijo...

Se puede creer o no, ambas posturas son respetables e incuestionables.